La espera…

5c802935baa42

Martha, de 60 años, está fuera del consultorio de obstetricia del Centro de Salud. Estática, aguarda a que la doctora abra la puerta para preguntar por el eco que su hija no pudo retirar personalmente. Tiene la paciencia de quien vivió lo suficiente para saber que se requieren varias horas para resolver un trámite en el sector público. Cuando escucha el rechinar de la cerradura y sale el paciente que estaba en el consultorio, aprovecha para asomarse y solicitar el resultado del examen. En el Departamento de Estadísticas le dijeron que tenía que pedírselo al médico tratante.

La doctora, apresurada por la cantidad de pacientes en espera, le pregunta en qué mes se lo hizo. Le responde: “Agosto”. La especialista, sin constatar, le comunica: “No tengo ningún examen de esa fecha”. Cierra la puerta. Martha no se va. Se queda, como planta en maceta, en el mismo sitio hasta que la puerta se vuelve a abrir y puede insistir.

La ginecóloga le promete revisar en el sistema “apenas llegue”, porque al Internet se le ocurrió desaparecer en ese preciso instante. Martha, de pelo canoso, pecas y chal, se acomoda en una silla. Sabe que la espera se extenderá indefinidamente.

La espera en el sistema público de salud es incierta: 120 minutos para conseguir un certificado de reposo; ocho horas en una sala de Emergencias para ser atendido; doce semanas para que el cardiólogo que cambió la medicación de hipertensión haga un seguimiento; más de tres meses para recibir una quimioterapia oral o un antirretroviral, indispensables para detener enfermedades que avanzan a la velocidad de un rayo y son letales. Dicen que, a veces, el remedio resulta peor que la enfermedad. Y tienen razón. La burocracia y la poca empatía de ciertos profesionales suelen ser más desgastantes que cualquier padecimiento…

Roque Rivas Zambrano

roque1rivasz@gmail.com

salvataje@yahoo.com

La espera…

***

 

Publicado por soloperiodismoblog

Roque Rivas Zambrano, catedrático de la Facultad de Comunicación de Social de la Universidad Central. Es Editor del diario La Hora. Tiene un postgrado en Opinión y Periodismo en Argentina. Participó en más de 100 talleres de periodismo dentro y fuera del país. Tiene experiencia en radio y en asesoría. Recibió el premio nacional de Prensa (1997) entregado por la Unión Nacional de Periodistas (UNP) y la condecoración al Mérito Laboral entregado por el Ministerio de Trabajo. Su novela inédita ‘Pueblos fantasmas’ ganó el segundo lugar del concurso organizado por la Universidad Central del Ecuador, en el que participaron docentes, estudiantes y empleados de la entidad. En el 2015, recibió el primer premio en la categoría ‘Nuevas Tecnologías’, en el concurso Eugenio Espejo organizado por la UNP, por su blog ‘Solo periodismo’. En el 2016, la misma entidad le otorgó una mención de honor por su ensayo ‘Diez pasos para escribir una crónica’. Además, la Facultad de Comunicación Social (FACSO) le entregó un reconocimiento por su obra literaria y su trayectoria.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: